SI TE GUSTA LA NATURALEZA Y PRACTICAR DEPORTES ACUÁTICOS, EXTREMADURA TE OFRECE UN SINFÍN DE PLANES.

Si quieres disfrutar de un buen baño en plena naturaleza, nada mejor que descubrir los cursos de agua dulce que Extremadura te ofrece. Lugares totalmente acondicionados como el embalse de Orellana, donde puedes pasar un perfecto “día de playa” o rincones mágicos como las piscinas naturales en La Vera, Las Hurdes, Jerte y Ambroz te asegurarán momentos inolvidables.

El embalse de Orellana, en plena comarca de La Serena, posee una playa de agua dulce que desde el 2009 cuenta con bandera azul. Se trata de una playa artificial perfectamente preparada. Un lugar ideal, además, para adentrarse en la naturaleza extremeña. No en vano, forma parte de una Zona de Especial Protección para las Aves. Si eres aficionado a la pesca, el de Orellana es uno de los mejores embalses para su práctica. En sus aguas habitan black bass, carpas, lucios y barbos principalmente. Además, se pueden practicar deportes náuticos como el windsurf, la vela o el piragüismo.

Si lo que quieres es pasar el día en una piscina natural, en Extremadura tienes dónde elegir.

Además de la naturaleza, Extremadura te puede conquistar con su cocina.

La despensa natural extremeña está considerada una de las mejores de España. Jamón ibérico de bellota, embutidos, cordero, ternera, arroz, cerezas del Jerte, aceitunas y aceite de oliva virgen extra, quesos, miel de Las Hurdes y de Villuercas-Ibores, hortalizas, castañas, vinos de Ribera del Guadiana, cava… Mil y un ingredientes a disposición de los cocineros del país.

Otro de sus atractivos es la oportunidad de asistir a El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, el festival de teatro clásico más antiguo de los que se celebran en España y está considerado como el más importante en su género.

La oferta se amplía con las piscinas naturales, algunas de ellas enclavadas en lugares declarados Reserva Natural.

Las Hurdes poseen una gran riqueza natural y disponen de numerosas zonas de baño donde aliviar las altas temperaturas del verano. Si eres amante de las emociones fuertes, es una zona perfecta para los deportes de aventura, como el rafting, por tener muchos ríos, y algunos con mucho caudal. Además, existen numerosas pozas naturales para el baño: Las Mestas, Sauceda, Ovejuela, Pinofranqueado, Casar de Palomero, Nuñomoral, Caminomorisco, y Riomalo de Abajo, entre otras.

Además de Las Hurdes, las piscinas naturales de la comarca de La Vera son lugares perfectos para tomar un baño, con aguas de gargantas que proceden de la sierra, como la Garganta de Alardos o la Garganta de Jaranda, así como numerosas piscinas naturales como Garganta de Cuartos y Garganta del Río Moro.

Destaca poderosamente la reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en pleno corazón del Valle del Jerte. Para llegar hace falta caminar más o menos 3km, pero merece la pena, ya que el río moldea la roca dejando una serie de piscinas naturales de gran belleza.

Estas y muchas más son algunas de las piscinas naturales que podrás encontrar en Extremadura.

 

Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos

Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos

En el Valle del Ambroz se encuentran las Piscinas Naturales de Casas del Monte y Sierra de Gata dispone de piscinas naturales acondicionadas con todos los servicios para el baño, servicios de restauración y accesibilidad, además de otras comarcas como Los Ibores.

Ya en el sur encontramos también el Parque Temático Natural Alqueva, con una amplia oferta para toda la familia desde deportes náuticos a safaris fotográficos, pasando por programas para la contemplación de estrellas, etc., enclavado en plena frontera con Portugal.

Extremadura de lo más refrescante

lugares para para los que buscan paisaje, deporte, relax, cultura, historia y gastronomía, y por qué no, salud.

Festival Internacional

Clásico, moderno, intemporal

Balnearios

Extremadura. Nadar y navegar en paisajes de ensueño.

Piscinas naturales en lugares de gran belleza, una bandera azul en una playa de agua dulce, cruceros por el río Tajo, balnearios… Extremadura ofrece unas condiciones ideales para el turismo relacionado con el agua.

Con 1.500 kilómetros de costa interior, algo único en Europa occidental, y 52 zonas de baño naturales, como piscinas, gargantas y playas fluviales, Extremadura es un destino que permite combinar escapadas en la naturaleza, visitas a ciudades y pueblos monumentales y excelentes propuestas gastronómicas, en las que no pueden faltar el jamón ibérico de bellota y los quesos.

La mayoría de las zonas de baño se localiza en el norte de Cáceres, en lugares como el Valle del Jerte, La Vera, Sierra de Gata, Las Hurdes, Plasencia, Campo Arañuelo y el Geoparque Villuercas Ibores Jara.A un paso de estaspiscinas naturales hay auténticas maravillas que merecen una visita, entre ellas, el Monasterio de Guadalupe (Patrimonio Mundial), bellos pueblos de arquitectura popular, el Parque Nacional de Monfragüe, el Monasterio de Yuste (lugar de retiro de Carlos V, declarado Patrimonio Nacional y Europeo) y localidades llenas de historia, como Plasencia, Trujillo, Hervás o Jarandilla de la Vera.

Más al sur, la provincia de Badajoz cuenta con zonas de baño en La Serena, La Siberia, Mérida, Medellín, La Codosera y Cheles (Gran Lago de Alqueva).Aquí también encontramos propuestas interesantes para el verano, tales como el Festival de Teatro Clásico de Mérida (la edición 64 se celebra del 29 de junio al 26 de agosto), majestuosos castillos en Alburquerque y Puebla de Alcocer, pueblos monumentales, como Zafra, Olivenzao Llerena,e incluso una escuela de vela en Orellana la Vieja, en cuyo embalse se sitúa una playa que, por noveno año consecutivo, ha revalidado en 2018 la bandera azul porla limpieza y la calidad de su agua, su accesibilidad y sus servicios turísticos.

Además, Orellana ha conseguido este verano otras dos distinciones por primera vez,otorgadas también por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC):bandera azul para su puerto deportivo y ‘sendero azul’,categoría que reconoce los caminos que enlazan playas o puertos galardonados con la bandera azul y que invitan a los visitantes a descubrir los valores naturales y patrimoniales dela zona, diversificando de este modo la oferta turística.La localidad pacense vuelve a ser pionera en España: en 2010 obtuvo la primera bandera azul a una playa de agua dulce y, ocho años después, es de nuevo el primer municipio de interior que recibe banderas azules por su puerto deportivo y su sendero‘de la costa’.

Hay una manera diferente de conocer Extremadura abordo de barcos turísticos. Los ríos Tajo y Alagón brindan la posibilidad de navegar por espacios de gran valor ecológico, como el Parque Natural Tajo Internacional, siempre bajo la atenta mirada de buitres y águilas.

Extremadura es también termalismo. De los seis balnearios que existen en la región, los de Baños de Montemayor (Cáceres)y Alange, a 20 km de Mérida, conservan vestigios de termas romanas.De hecho, este último forma parte del conjunto arqueológico de Mérida que la Unesco declaró Patrimonio Mundial en 1993.

Más información en www.turismoextremadura.com.

Gastronomía

Una gastronomía auténtica, diferente, increíble

Turismo activo

Las aguas extremeñas están preparadas para ofrecer todo tipo de planes

La región es un auténtico paisaje de estrellas

A sus atractivos naturales se unen unas condiciones extraordinarias para ver el cielo estrellado y un sector turístico especializado.