Una lucha que recorre el mundo: nueve mujeres a seguir

En los últimos años, la lucha de las mujeres ha servido para poner en evidencia el sistema patriarcal. En 'Público' recopilamos el nombre de nueve feministas que inspiran a las nuevas generaciones a lo largo y ancho del globo.

Pilar Araque Conde

5 marzo, 2019

Ludmila Teixera. 

Publicista brasileña y rostro de la campaña contra Jair Bolsonaro. La activista está detrás del grupo de Facebook ‘Mujeres contra Bolsonaro’, que cuenta con cuatro millones de seguidoras. A partir de este canal y bajo el grito de guerra “Él no”, miles de mujeres organizaron multitudinarias protestas contra el que ahora se ha convertido en presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.  “El reconocimiento de la fuerza de las mujeres unidas puede redireccionar el futuro de nuestro país”, alentó. Pese a la victoria del líder ultraderechista, el movimiento feminista ha sido y es un quebradero de cabeza para el líder misógino.

Lorena Cabnal. 

Activista indígena, originaria del pueblo Maya-xinka de Guatemala.Socióloga de profesión, se define a sí misma como feminista y defensora comunitaria. La activista fue expulsada de su comunidad por denunciar la violencia sexual a raíz de los abusos ejercidos por su propio padre. Asimismo, ha desempeñado un papel muy activo en la lucha contra la trata de mujeres y los proyectos mineros. Ante el destierro sufrido, la integrante de la Red de Sanadoras Ancestrales del Feminismo Comunitario Territorial lo tiene claro: “No me volvería a quedar callada contra la misoginia, la violencia sexual y el femicidio”.

Raquel Gutiérrez.

Matemática, filósofa, socióloga, exguerrillera y activista mexicana.Viajó hasta Bolivia para participar en los movimientos insurgentes de las comunidades aymaras y quechuas. Fue cofundadora del EGTK, una organización político-militar que le costó cinco años de cárcel. También colaboró en el levantamiento popular-comunitario conocido como Guerra del Agua en Cochabamba (Bolivia). Prefiere hablar de “política en femenino” porque “feminizar la política” le sabe a poco. Asimismo, defiende que hay una pluralización de los feminismos, esto es, “feminismo indígena, feminismo comunitario, feminismo colonial, etc.

Alexandria Ocasio-Cortez. 

Activista y miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Esta latina de 29 años, nacida en el Bronx, se impuso a un veterano congresista demócrata en las elecciones primarias de Nueva York de 2018. Meses después se ha convertido en la mujer más joven en ser elegida representante de la Cámara Baja estadounidense, que a su vez cuenta con la mayor presencia femenina en su historia. En honor a las sufragistas, acudió al Capitolio de blanco para jurar el cargo. “No hay ninguna lucha que se nos quede grande”, declaró la política después de la campaña de descrédito que sufrió de cara a los comicios legislativos.


Mandisa Khanyile.

Ciberactivista sudafricana y miembro de The Total Shutdown. Es la cofundadora de DotAfro, la primera red social de propiedad y desarrollo totalmente negra en Sudáfrica. Además, esta ciberactivista es una de las organizadoras del movimiento The Total Shutdown, un conjunto de protestas contra la violencia de género que tuvieron lugar en varias ciudades sudafricanas el pasado mes de agosto. A las marchas solo acudieron mujeres y personas no conformes con el género. Khanyile desafió al Gobierno del país africano: “Si no atienden nuestras peticiones, no habrá elecciones en 2019”.

Nawal El Saadawi.

Activista egipcia y referente del movimiento feminista en el mundo árabe.Psiquiatra de profesión, sufrió la mutilación genital femenina en primera persona cuando era una niña. Su obra Women and sex fue censurada por denunciar la ablación, una situación que además le costó el puesto de trabajo y el exilio. Cuando regresó al país, se opuso a los acuerdos de paz de Camp Davis. Fue encarcelada por ello y al salir de prisión se vio obligada a exiliarse de nuevo al ser amenazada de muerte por un grupo terrorista. Su lucha le ha convertido en un referente del feminismo en el mundo árabe: “No se puede ser feminista y aprobar el uso del velo”.


Marta Lempart. 

Una de las impulsoras de la histórica huelga contra el aborto en Polonia.La militante feminista sabe lo que es poner contra las cuerdas a un Gobierno. En septiembre de 2016, durante una manifestación celebrada en una pequeña ciudad polaca, Lempart alentó a las mujeres a convocar una huelga. Y su palabra se hizo verbo. El 3 de octubre de ese año, cerca de 200.000 mujeres no fueron a trabajar ni a clase y salieron a la calle vestidas de luto. Gracias a esa jornada histórica, conocida como Lunes negro, las feministas paralizaron el proyecto del Gobierno ultraconservador polaco que abogaba por prohibir el aborto en todos los supuestos.

Silvia Federici.

Filósofa, escritora, profesora y activista italo-estadounidense.Situada en el movimiento marxista, los esfuerzos de Federici se han centrado en demostrar que los trabajos domésticos y de reproducción constituyen un trabajo esencial para el capitalismo. Fue una de las fundadoras del Colectivo Feminista Internacional y, cuando se trasladó a EEUU, participó en el movimiento estudiantil y pacifista. “Me impliqué en el feminismo porque, como muchas mujeres de mi generación, compartíamos un sentimiento de frustración ante nuestras perspectivas de una vida dedicada al trabajo doméstico”.

Zheng Churan. 

Activista y defensora de los derechos de las mujeres en China.Fue detenida junto a otras cuatro mujeres en los días previos al 8 de marzo de 2015. Las cinco, acusadas de “alterar el orden y causar problemas”, planeaban repartir pegatinas contra el acoso sexual en el transporte público. Después de casi un mes entre rejas, las activistas fueron puestas en libertad. Esta joven de alrededor de 30 años ha protagonizado varias campañas contra la discriminación de género, así como contra la cosificación de la mujer. “Los cuerpos no necesitan ojos que los miren”, defiende.