Ciruela umeboshi: un “superalimento” oriental que Japón se pone por bandera

Belén FontánNutricionista del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid

16 marzo, 2018

Dos años de fermentación y sus beneficios para la salud han convertido a la ciruela umeboshi en un icono de la cocina oriental. Tanto que en Japón suelen servirla rodeada de arroz para emular su bandera nacional aprovechando el color rojo de la fruta.

A diferencia de lo que estamos acostumbrados en Occidente, donde disfrutamos de su dulzor, la ciruela umeboshi se consume salada tras un largo proceso de fermentación que además refuerza su acidez. El fruto (llamado ume) se recolecta antes de que haya madurado y se seca al sol varios días. Posteriormente se sala en barriles junto con hojas de shisho (planta conocida como la albahaca japonesa), se les pone peso encima y permanecen así, como mínimo, dos años.

Este procesamiento confiere a la umeboshi -y esto es lo más importante a efectos medicinales- un alto contenido en ácido cítrico y en minerales alcalinos como calcio, hierro, fósforo, etc.

Beneficios gástricos y vigorizantes

La potenciación del ácido cítrico y los minerales alcalinos son los responsables de sus efectos beneficiosos sobre nuestro organismo, entre los que podemos destacar los siguientes:

El ácido cítrico mantiene un PH equilibrado en nuestro organismo, actuando como un alcalinizante de nuestra sangre y mejorando la absorción de alimentos y minerales como el magnesio, el potasio, el calcio y el hierro en el intestino delgado.

Estimula la función intestinal con un efecto laxante ideal para combatir el estreñimiento de manera natural.

Incrementa la secreción de jugos gástricos, por lo que también ayuda a recuperar el apetito. Se puede decir que es beneficioso para combatir desequilibrios intestinales.

Actúa como vigorizante, ya que ayuda a metabolizar los ácidos acumulados en el organismo, responsables de nuestra fatiga, agujetas y cansancio muscular.

La estimulación de la vesícula biliar y el hígado (ayudando a desintoxicar el organismo), combatir la halitosis o mejorar las náuseas, mareos y vómitos -por ejemplo, durante el embarazo- son otros de los beneficios para la salud que la tradición oriental atribuye a la ciruela umeboshi, si bien no existen estudios científicos que los avalen (tampoco que los desmientan).

Es importante saber que no todo el mundo puede consumir umeboshi. Su alto contenido en sal está contraindicado en pacientes hipertensos, así como en pacientes con nefropatías debido a la absorción de potasio y a su alta concentración en metales alcalinos. Así pues, si decide probar este alimento y tiene dudas, lo aconsejable como siempre es consultar con su especialista para tener la seguridad de que no le perjudicará.

Cómo consumir la ciruela umeboshi

Si logramos superar la barrera del gusto, lo ideal es consumir la ciruela umeboshi en ayunas y entera para obtener todos sus beneficios, pero dado su potente sabor salado y ácido, se recomienda lavarla un poco antes de tomarla. Otras opciones serían la pasta de umeboshi o el vinagre, que pueden acompañar todo tipo de platos, así como tomarla en infusión.

Añadirla a cereales o batidos, o mezclarla con el arroz como hacen los japoneses, son otras posibles fórmulas para introducirla en nuestra dieta, con lo que descubriremos un sabor diferente y podremos comprobar sus beneficios para el organismo.