Un tercio de los usuarios de bicicleta lo hace por salud (y la medicina les da la razón)

Dr. José Nieto y Dr. Juan LujánEspecialistas en Cardiología de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Quirónsalud Torrevieja

13 septiembre, 2018

Casi la mitad de los españoles de entre 12 y 79 años monta en bicicleta con alguna frecuencia, lo que representa unos 19 millones de personas. Es uno de los datos que arroja el Barómetro de la Bicicleta en España 2017, elaborado por la Red de Ciudades por la Bicicleta y la Dirección General de Tráfico por octavo año consecutivo.

Según este estudio, un tercio de esos ciudadanos lo hace porque consideran que es bueno para la salud, porcentaje que sube al 55 % entre la población española general, practique o no ciclismo. A estas opiniones que citan expresamente la salud hay que sumar que una mayoría también ve en la bicicleta una buena forma de practicar deporte (49,3 %), actividad estrechamente asociada a un estilo de vida saludable.

Aunque la vinculación entre ciclismo y salud es mayoritaria en todas las franjas de edad, los aficionados de entre 40 y 54 años son los más convencidos, con un 60,03 %. Y todos ellos tienen razón, a decir de la medicina.

Pedalear alarga la vida

Uno de los estudios recientes más amplios sobre los beneficios de montar en bicicleta fue el publicado el año pasado por el British Medical Journal. Para su elaboración, hicieron un seguimiento durante cinco años de nada menos que 263.450 personas con una media de edad de 53 años que trabajaban fuera de casa.

Tras aplicar diversos factores correctivos (su estado de salud de partida, el sexo, la edad, la precariedad económica, la etnia, el consumo de tabaco, el índice de masa corporal, etc.), los resultados del estudio respecto a la mortalidad son realmente llamativos.

El mero hecho de ir a trabajar en bicicleta estaba relacionado con un riesgo de fallecimiento un 41% inferior que cuando se iba en coche o en transporte público. Además, los ciclistas tenían un riesgo un 52 % inferior de morir de una enfermedad cardíaca, y un 40 % menor de morir de cáncer, según señala en sus conclusiones.

Sí, la bicicleta es salud

Pero no solo reduce el riesgo de morir por las citadas enfermedades, sino que montar en bicicleta evita contraerlas, de manera que se vive más y con mejor salud, como ya intuyen mayoritariamente los españoles según el Barómetro mencionado al principio.

Por ejemplo, reduce alrededor de un 20 % el riesgo de infarto, ya que aumenta el ritmo cardiaco y baja la presión, de modo que el corazón economiza recursos. Además, se reduce el colesterol negativo y aumenta el positivo, lo que aumenta la flexibilidad de los vasos, hay menor sedimentación de la placa, y disminuye el riesgo de calcificación de las arterias.

Las articulaciones, la espalda y hasta la salud mental son otros de los grandes beneficiarios de montar en bicicleta con cierta frecuencia.

Algunos ejercicios de cardio como correr suponen una sobrecarga para las articulaciones, especialmente las rodillas. Sin embargo, en una bicicleta, más de dos tercios del peso corporal se apoyan en el sillín, lo que deja a las rodillas a salvo de sobrecargas e impactos. Y cuando las articulaciones soportan poca presión, la energía y las sustancias nutritivas llegan mejor a los cartílagos, lo que a largo plazo previene la aparición de artrosis.

La bicicleta también previene el dolor lumbar, una dolencia tan extendida que el 80 % de la población lo sufrirá al menos una vez en su vida. Si se adopta la postura correcta, con la espalda inclinada hacia delante, el pedaleo fortalece la zona lumbar, lo que previene también la aparición de hernias discales.

Como sucede igualmente con otras actividades físicas, al pedalear el cerebro está mejor oxigenado y genera más endorfinas, popularmente conocidas como “las hormonas de la felicidad”. De hecho, se ha comprobado que las personas que montan en bicicleta tienen menos depresiones y enfermedades psicológicas que las que no lo hacen.

Sin excusas: vale para todos

A diferencia de otros deportes, que requieren una mayor intensidad de ejercicio o de tiempo, desplazarse en bicicleta está al alcance de prácticamente todo el mundo y no requiere una enorme dedicación.

Montar en bicicleta es un ejercicio aeróbico muy completo que pueden realizar personas de todas las edades y perfiles, incluso con problemas de sobrepeso o enfermedades cardiovasculares, eso sí, bajo la supervisión de su médico.

Además, no hace falta invertir demasiado tiempo para sentir los beneficios. Con sólo 10 minutos de pedaleo al día se pueden sentir los resultados a nivel muscular, en el riego sanguíneo y en las articulaciones; con 30 minutos se obtienen beneficios cardiacos, y con 50 minutos se estimula el metabolismo graso.