Causas de la incontinencia urinaria en niños ¿Cómo evitar los escapes involuntarios?

Dra. Lorena Fernández LiartePediatra especialista en Nefrología Pediátrica del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona

14 marzo, 2019

Para muchos padres supone un quebradero de cabeza el conseguir lo antes posible el control de esfínteres de sus menores, no siendo siempre posible. Cada niño es un mundo. Igual que unos dejan de hacerse pis en la cama a edad temprana y otros todo lo contrario, lo logran demasiado tarde, o bien no lo hacen nunca sin ayuda. “Habitualmente el control de la vejiga se consigue entre los 2 y los 4 años”, precisa la Asociación Española de Pediatría (AEP), aunque insiste en que cada menor lleva su ritmo.

A la incontinencia urinaria durante la noche se la conoce como ‘enuresis’, y es un motivo de consulta frecuente para pediatras y especialistas en nefrourología. Según afirma la AEP, en la mayor parte de los casos se desconoce por qué unos niños mojan la cama más allá de los 5 años, mientras que otros no.

Se ha llegado a relacionar con la herencia genética, con que los padres también lo hayan hecho; o por ejemplo con el sexo, siendo más frecuente en los niños; por beber mucho antes de acostarse o mientras se duerme por la noche; por no ser capaces de despertarse para hacer pis; por estreñimiento crónico, de forma que se produce una presión del intestino lleno de heces sobre la vejiga; o bien por problemas psicológicos, como el estrés, los conflictos familiares o los escolares, o por ejemplo ante la llegada de un nuevo hermanito.

Se estima que uno de cada 10 niños presenta dificultades para alcanzar la continencia urinaria, principalmente sobre el control de esfínteres diurno (en la edad de los 2-4 años), como en el caso del control del pis nocturno (entre los 5-6 años).

El hecho de existir antecedentes familiares en algunos casos, a menudo conlleva que se trivialice la situación y no se ponga remedio, en espera de una resolución espontánea, que no siempre llega. Mientras tanto, la cronificación del trastorno afecta a la autoestima del niño (miedos, culpa, vergüenza, aislamiento social) e interfiere con la dinámica familiar y el estilo de vida actuales.

CUÁNDO CONSULTAR

En concreto, es preciso consultar con el pediatra cuando exista una preocupación por esos escapes de pis por parte de los padres, que huelan que algo no va bien; o bien ante el temor de las posibles repercusiones que puedan causar esta falta de control de esfínteres en el menor, en especial si el niño moja la cama casi todas las noches, o si es mayor de 7-8 años.

Otros motivos por los que la sociedad científica aconseja la consulta médica son: Si la enuresis aparece después de no haberse orinado al menos durante 6 meses seguidos; ante cambios en la cantidad o en el número de veces que orina al día; si hay estreñimiento o encopresis (se hace ‘caca’ en la ropa); ante dolor, escozor o dificultad para orinar; si orina de forma turbia, maloliente o con sangre; ante un chorro fino al orinar o escapes de gotas de orina después de finalizar; si presenta escapes de orina durante el día, excepto si la causa es que el niño no va a orinar porque está atrapado por el juego, o la tele, por ejemplo; televisión, si se asocia con un cambio repentino de la personalidad o del estado de ánimo del niño.

ANOMALÍAS ANATÓMICAS O FUNCIONALES

La enuresis debe ser estudiada en caso de sospecha porque puede suponer un signo de anomalías anatómicas o funcionales, es decir, puede suponer el preámbulo de una lesión de la función vesical o renal, ya que hay una relación estrecha entre la infección urinaria, el reflujo vesicoureteral y los trastornos miccionales; y también por todo el estrés, ansiedad, angustia o tensión que puedan generarse en el niño.

El 60% de las consultas por incontinencia entre los 4 y los 14 años son por vejiga inestable, vejiga hiperactiva o por hiperreflexia del músculo detrusor. En concreto, indica que  durante el primer año de vida, en un niño normal, la frecuencia de micciones es de 20 veces al día aproximadamente; una cifra que disminuye con el crecimiento. A los 2 años se reduce a la mitad; y sobre los 7 años es de alrededor de 5 veces al día.

Para que un niño sea continente necesita una vejiga de buena capacidad y acomodación, que sea capaz de vaciarse completamente. El mecanismo esfinteriano debe estar cerrado durante la fase de llenado, y abierto durante la micción, para permitir un vaciamiento completo de la vejiga a baja presión, y sin residuo posmiccional.

En concreto, este control del ciclo miccional depende del sistema nervioso y precisa de la integridad anatómica de la vejiga, del sistema esfinteriano, de los nervios periférico, así como del sistema nervioso central.

TRATAMIENTO

El tratamiento de una incontinencia siempre debe comenzar instando a realizar una higiene miccional correcta, y a resolver el estreñimiento si lo hubiere. Si no responde a este tratamiento, se puede implantar un tratamiento farmacológico con anticolinérgicos, o  bien derivar a la consulta de urología pediátrica.

Precisamente, en nuestro departamento de Pediatría acabamos de poner en marcha una unidad integral de enuresis y trastornos miccionales del niño, formada por especialistas y profesionales de la salud de diferentes ámbitos, desde la nefrología o la urología infantil, hasta la fisioterapia del suelo pélvico o la psicología.

Entre otros trastornos, en esta unidad integral de enuresis y trastornos miccionales del niño se trata: Enuresis nocturna monosintomática (sin síntomas diurnos); enuresis nocturna no monosintomática (con síntomas diurnos); vejiga hiperactiva; incontinencia de la risa; infecciones de orina recurrentes asociadas a trastornos miccionales; reflujo vesicoureteral persistente secundario a trastornos miccionales; sospecha de patología orgánica; estreñimiento refractario a tratamientos habituales; trastornos miccionales en grupos de riesgo psicológico o con problemas del neurodesarrollo.