No bajes la guardia, el VIH y el resto de infecciones de transmisión sexual siguen al acecho

Dres. Beatriz Álvarez y Alfonso CabelloDepartamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

5 julio, 2019

La menor percepción del riesgo de muchas infecciones de transmisión sexual (ITS), una mayor sensación de seguridad frente a ellas y nuevas formas de relacionarse, que pueden flexibilizar las conductas y facilitar relaciones sexuales de mayor riesgo, son, entre otras, algunas de las causas del aumento progresivo que desde hace unos años están experimentando las ITS, sobre todo entre la población muy joven y determinados colectivos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día más de un millón de personas contraen una infección de este tipo.

Científico con una placa de Petri / unsplash

El mayor ejemplo de que se ha bajado la guardia frente a estas patologías es el VIH. En España hay entre 130.000 y 170.000 personas con el virus pero los avances en el tratamiento, que no mata el virus pero sí consigue dejarlo a niveles prácticamente indetectables que permiten cronificar la infección, ha contribuido a que el número de nuevos diagnósticos permanezca estable cada año. Entre 3.000 y 4.000 nuevos casos desde 2008, según datos del Ministerio de Sanidad.

La falta de información en cuanto a la prevención y a los riesgos que conllevan, así como al tratamiento y seguimiento de su abordaje, dónde hacerlo y a qué profesionales sanitarios recurrir para ello, es otra de las razones del agravamiento de este preocupante problema de salud pública que, en la sociedad de la información en la que vivimos, evidencia fallos en las estrategias divulgativas o simplemente revela los tabúes que se ocultan tras esas aparentes carencias informativas.

Para paliar esta situación y en su afán de contribuir a una educación sanitaria que redunde en términos de prevención y salud de la población, y de proporcionar la mejor atención médica en el ámbito del diagnóstico y el tratamiento, en la Fundación Jiménez Díaz acabamos de poner en marcha Checkpoint Madrid, un nuevo e innovador servicio de prevención y atención integral de enfermedades infecciosas con acceso sencillo, rápido y confidencial.

Nuestra amplia cartera de servicios se estructura en cuatro líneas asistenciales que incluyen los paquetes de atención más frecuentes: la prevención, detección y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (Profilaxis Pre-exposición PrEP), el cribado y diagnóstico de enfermedades infecciosas, el seguimiento y tratamiento de personas con VIH y el cribado y tratamiento de la displasia anal mediante la técnica de anoscopia de alta resolución.

PrEP: profilaxis pre-exposición

Concretamente, el PrEP, uno de sus programas estratégicos, es una herramienta para la prevención de la infección del VIH que ha demostrado su eficacia y seguridad en diferentes ensayos clínicos, y tiene como población diana aquellas personas seronegativas expuestas a contraer esta infección por medio de relaciones sexuales o del uso de drogas inyectables.

Basado en la toma de un medicamento diario que reduce el riesgo de contraer la infección por medio de relaciones sexuales en más de un 85 por ciento, y tras una evaluación individualizada y una supervisión, seguimiento y asesoramiento personalizados por parte del equipo de profesionales de Checkpoint Madrid, en nuestro nuevo programa ofrecemos consulta médica presencial, test rápido de VIH presencial en menos de 10 minutos, analítica general, medicación para seis meses, entrega de resultados e informe médico mediante atención no presencial y diálogo web con el especialista durante 40 días desde el inicio del tratamiento.

La clave es poder anticiparse a posibles nuevas infecciones y, en caso de no conseguirlo, lograr diagnosticarlas lo antes posible ya que cuanto antes iniciemos el tratamiento más probabilidades de éxito tendremos. No bajemos la guardia porque afortunadamente ya hemos dejado atrás aquellos años 80 en los que el sida hacía estragos y causaba miles de muertes en todo el mundo; pero el causante de todo ello sigue estando presente y entre todos debemos contribuir a evitar que se siga propagando.