Cosas que quizás no conoces sobre tus ojos

Dra. Laura SararolsJefe de servicio de Oftalmología del Hospital Universitari General de Catalunya, OMIQ, en Barcelona

19 enero, 2023

Probablemente, el sentido de la vista es al que más importancia le concedemos, aunque está más que demostrado que se puede vivir sin ver. No obstante, en muchos casos esto no es argumento para cuidar nuestros ojos y acudir con regularidad a las revisiones oftalmológicas, que deben realizarse, preferiblemente, cada dos años, especialmente a partir de los 40.

Cosas que quizás no conoces sobre tus ojos

Y es que el ojo no solo nos permite ver, desenvolvernos en el día a día, sino que también es un elemento diferenciador de nuestro rostro: aporta personalidad, belleza y expresión. Además, a raíz del Covid-19, al tener que utilizar mascarilla higiénica y tener cubierta la mayor parte de la cara, el tercio superior de la misma se ha convertido en el protagonista y los ojos, en el nuevo punto de atención; una razón más para seguir cuidándolos y ante cualquier molestia acudir al oftalmólogo.

El caso es que el ojo es uno de los órganos más complejos y mejor desarrollados del cuerpo humano. La vista es el sentido que nos guía por el entorno y con una mirada rápida podemos saber el color, el tamaño, la textura y la forma de un objeto.

También nos indica la profundidad de las cosas; por ejemplo, si el objeto está quieto o en movimiento, si se está desplazando, pero también en la dirección y en la velocidad en la que lo hace, entre otros detalles. No lo olvidemos: ¡Los ojos nos ayudan a comprender lo que nos rodea!

Son extremadamente vulnerables

Pero además de un órgano complejo, los ojos también son extremadamente vulnerables. Por eso están protegidos por tejido óseo, por los párpados, pero también por las pestañas y por las lágrimas.

Concretamente, los párpados y las pestañas protegen los ojos de la entrada de suciedad y de polvo, y de la luz excesivamente intensa, mientras que las lágrimas los protegen de las infecciones, los hidratan y lubrican, pero también limpian de todo aquello que ha sobrepasado los párpados y las pestañas.

Entre otras curiosidades sobre nuestros ojos debemos saber que:

  1. Es el órgano más complejo del cuerpo humano, a excepción del cerebro, y el músculo más activo y rápido.
  2. Los ojos, a diferencia de la nariz y de las orejas, casi no crecen desde el nacimiento.
  3. El diámetro del globo ocular es de 24 milímetros, aproximadamente, su peso medio es de 7,5 gramos y necesita 6 músculos para moverse.
  4. El ojo es capaz de distinguir unos 10 millones de colores diferentes.
  5. Si el ojo humano fuera una cámara fotográfica, tendría 576 megapíxeles.
  6. El ojo es capaz de procesar 36.000 bits de información cada hora.
  7. La mayor parte de las personas parpadean un promedio de 17 veces por minuto, 14.280 veces al día y hasta 5,2 millones de veces al año. ¡Ahí es nada!

Consejos para cuidar nuestra visión y nuestros ojos

Por ello, y dado que nuestros ojos son fundamentales en muchos casos para nuestra salud, podemos seguir estos consejos para no descuidarlos y mantenerlos siempre sanos:

  • Acudir a una revisión oftalmológica cada dos años aproximadamente, especialmente a partir de los 40 años, salvo indicación médica de hacerlo con mayor frecuencia o ante la sospecha de algún problema oftalmológico, en cuyo caso habrá que acudir antes.
  • Si pasamos mucho tiempo frente a las pantallas hay que dejar que nuestros ojos descansen mediante la regla del 20-20-20, es decir, cada 20 minutos mirar a 20 pies de distancia (unos 6 metros) durante 20 segundos.
  • Utilizar gafas de sol siempre que sea necesario.
  • No fumar, ya que hacerlo puede favorecer el desarrollo de patologías como degeneración macular asociada a la edad, cataratas o causar daños en el nervio óptico.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad, porque facilitan el desarrollo de diabetes y otras condiciones que puedan comprometer nuestra visión, como el glaucoma, por ejemplo.
  • Mantener una alimentación adecuada, preferentemente dieta mediterránea, rica en frutas y en vegetales, particularmente los de hoja verde, así como los productos con un alto contenido en omega-3.
  • Lavar las manos y las gafas con frecuencia.
  • Proteger los ojos en los lugares de trabajo donde sea necesario, al aire libre especialmente en la montaña por sol y por evitar traumatismos con ramas o ante determinadas prácticas deportivas.