Dudas sobre el reciclaje: ¿dónde van estos residuos?

Público

14 de diciembre de 2021

Las cajas de cartón, al contenedor azul; la botella de vino, al verde; y las bolsas de plástico, al amarillo. Estos elementos sabemos perfectamente donde tirarlos cuando queremos deshacernos de ellos. Pero hay otros productos que usamos diariamente que no está tan claro donde deben depositarse. Hemos seleccionado 10 residuos sobre los que esclarecer algunas dudas.

Hay una serie de productos que, en muchas ocasiones, acaban en el contenedor equivocado. Algunos coinciden en que los tiraríamos al contenedor azul y, curiosamente, ninguno de ellos debe ir al del papel y cartón. Nos referimos, por ejemplo, a las servilletas usadas. Al ser papel de cocina, lo más sencillo es pensar que van al contenedor azul pero hay que tener en cuenta que, cuando está manchado de comida, debe ir al contenedor de la fracción orgánica. Otra confusión proviene de los briks de leche o zumo. Al tratarse de productos hechos de cartón, los encontramos muchas veces en el contenedor azul. Pero no es así. Lo depositaremos siempre en el amarillo, ya que se trata de un envase compuesto de cartón, plástico y aluminio. 

¿Y qué pasa con los pañales de bebé y las toallitas húmedas? También suelen ser residuos impropios que se encuentran frecuentemente en el contenedor de papel y cartón. Sí, contienen celulosa de papel, pero también tienen fibras derivadas del petróleo que contaminan el proceso del reciclaje. Por lo tanto, los desecharemos en el contenedor gris. El mismo donde depositaremos los restos de polvo cuando limpiamos nuestra casa. Tienen que tirarse al contenedor de rechazo. 

Otro de los productos que genera dudas sobre cuál es su destino es el teléfono móvil. Es reciclable pero teniendo tantos componentes, ni el contenedor de los envases ni el de rechazo será su sitio adecuado. Una vez queramos deshacernos de nuestro teléfono viejo o estropeado, debemos depositarlo en un punto limpio. Hay otra opción: llevarlo a una tienda de telefonía para que allí se encarguen de sus materiales. La mayor parte de los componentes de un smartphone son diferentes tipos de plástico, vidrio o materiales pesados. En la planta de reciclaje se clasifican y se separan estos componentes con la finalidad de triturarse y reutilizarse.

¿Y dónde tiramos una caja de madera pequeña en la que compramos, por ejemplo, fruta delicada? Los depositaremos en el contenedor amarillo, junto a los envases. Del mismo modo que el papel de aluminio para envolver comida, que va al contenedor amarillo. Aunque el uso de este tipo de papel es totalmente desaconsejable, en favor de bolsas específicas de ropa o similares que pueden ser reutilizadas muchas veces. ¿Y el bote de dentífrico? También, al amarillo, como el resto de envases. 

Si al inicio citábamos como ejemplo una botella de vino para dar por hecho que la lanzaremos al contenedor verde, al del cristal. ¿Qué hacemos con el tapón? Los tapones de las botellas están hechos de corcho y este residuo también va al contenedor de la orgánica.

Pero en la cocina tenemos otros elementos que quizá no nos hemos planteado donde tirarlos cuando queremos deshacernos de ellos si queremos sustituirlos. Las sartenes es uno de ellos. La sartén contiene metales como el acero inoxidable, un material que puede ser reciclable. Se trata de uno de los residuos que debe depositarse en un punto limpio para que pueda reutilizarse alguno de sus componentes.

La página web de la Agència de Residus de Catalunya responde a algunas de estas dudas a través de sus apartados sobre la recogida selectiva. Preguntas que pueden ayudarnos a respondernos cuando no sepamos donde tirar algunos de los residuos que usamos con tanta frecuencia. También es posible encontrarlo en la web que ha lanzado,  Residu on vas, que cuenta también con una app para smartphones.