“En la construcción, la acreditación de competencias profesionales supone un reconocimiento a una tarea de toda una vida”

Diego Merino es monitor de yeso en Placo Saint-Gobain. Durante años trabajó en la construcción, pero hasta hace poco no...

Público

28 de diciembre de 2021

Diego Merino es monitor de yeso en Placo Saint-Gobain. Durante años trabajó en la construcción, pero hasta hace poco no contaba con ningún documento oficial que acreditase aquella experiencia laboral.

Él es uno de los muchos trabajadores que se han beneficiado del sistema de acreditación de competencias profesionales, ahora impulsado por el Govern de la Generalitat a través de la nueva Agencia FPCAT.

Para Diego, el mundo de la obra es uno de los sectores donde estas certificaciones profesionales pueden jugar un papel fundamental. “En el caso de la construcción, la acreditación de competencias profesionales hace que se tenga un reconocimiento a una tarea de toda una vida donde, hasta ahora, no había certificación oficial”, explica.

Para conseguir la acreditación, no hay que realizar ningún examen ni estudiar previamente, sino someterse a una fase de demostración donde se evalúan las competencias solicitadas. En su caso, Diego recuerda el proceso de certificación como algo “bastante fácil, sencillo y llevadero”. 

Además, los participantes cuentan con un asesoramiento continuo que los acompaña durante el procedimiento y les permite resolver dudas. “Los asesores me ayudaron en todo momento, estuvieron pendientes a cada llamada y correo, lo cual se agradece”, explica Diego.

La importancia de tener un título oficial

La acreditación no ayudó a Diego a encontrar empleo, pero sí a sentirse más afianzado y seguro en su puesto actual. “Demostrar a través de un título oficial que estás acreditado siempre te da un poquito más de empaque, sobre todo a la hora de de demostrar a la gente que cuentas con cierto bagaje laboral”, comparte. 

Aunque ahora mismo cuente con un puesto de trabajo estable, Diego asegura que “nunca se sabe dónde puede acabar uno”. Para él, contar con una certificación oficial que acredite sus años de experiencia en la construcción podrán ayudarlo en el caso de tener que buscar un nuevo empleo.

Además, Diego reivindica la necesidad de que las obras cuenten con personal cualificado y acreditado. “Creo que la falta de mano de obra actual en la construcción no puede servir de excusa para no pedir las acreditaciones”, explica. “El que sea realmente profesional, se puede acreditar perfectamente”, añade. 

Acreditación y formación para convertirse en evaluador

​​Aunque la acreditación le ha otorgado ciertas garantías, Diego sigue formándose y estudiando. “Dentro de la fase de asesoramiento, se me invitó a que siguiera con los estudios y completara toda la unidad formativa”, explica Diego. Así que después de acreditarse, realizó el Grado Medio de Obra de interior, decoración y rehabilitación. Actualmente está cursando el Grado Superior de Proyectos de edificación.

Además, su acreditación y formación le han permitido mirar la certificación desde el otro lado, convirtiéndose en miembro de las fases de asesoramiento y evaluación en su sector. “Después de 8 meses de formación, me saqué el curso para ser asesor y evaluador de competencias profesionales”, comparte Diego.

 

El sistema de acreditación de competencias profesionales impulsado por la Agencia FPCAT permitirá a más profesionales como Diego obtener un cargo de mayor responsabilidad.