Mantén en forma tu corazón este verano con estos consejos

Dra. Catheline LauwersJefa del Servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Valencia

14 julio, 2021

“Se ha observado que, durante las vacaciones de verano, dos de cada diez pacientes con problemas cardiovasculares no toman su medicación, lo que unido a un relajamiento en los hábitos saludables entre los que se encuentran un aumento del consumo de alcohol y tabaco, comidas fuera de casa y falta de ejercicio físico favorecen el aumento de las cifras tensionales”, avisa la doctora Catheline Lauwers, jefa del servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Valencia.

Y es que nuestra salud cardiovascular puede verse alterada durante la época de verano. Fundamentalmente ante las altas temperaturas, pero también durante el transcurso de las vacaciones, con los cambios de rutina que conlleva, o los viajes, que pueden favorecer el que se descuiden los tratamientos y los hábitos saludables que habitualmente mantenemos a lo largo del año.

En consecuencia, también aumenta el riesgo de accidentes cardiovasculares como el ictus, las anginas, o los infartos de miocardio, así como la insuficiencia cardiaca y renal. Por ello, según defiende la Fundación Española del Corazón (FEC), el verano puede ser un buen momento para mantener ciertas rutinas cardiosaludables que nos ayudarán a disfrutar de las vacaciones, pero también a mantener en forma nuestro corazón.

En primer lugar, la doctora Lauwers llama la atención sobre el alto valor diurético de determinados hipertensivos, que aumentan la deshidratación del paciente hipertenso, por lo que la doctora aconseja "beber mucha agua y ajustar la medicación a una dosis correcta en esta época del año”.

A su vez, advierte sobre el aumento de las temperaturas en el periodo estival, ya que también supone un riesgo para este tipo de pacientes, puesto que el calor provoca la vasodilatación y la deshidratación corporal, que a su vez favorecen una tensión arterial más baja y originan episodios de hipotensión que, en los casos más graves, pueden provocar mareos, pérdida de conciencia, disminución del volumen de orina, taquicardias y palpitaciones.

Desde la FEC recomiendan también realizar deporte en mejor horario, “es una de las mejores herramientas con las que contamos para mantener el corazón en forma”. Además, defiende que durante las vacaciones disponemos de más tiempo libre, por lo que es “una estupenda ocasión para ejercitarnos”. Sin embargo, sí advierte de que debemos procurar evitar las horas de más calor, siendo lo ideal el practicar deporte a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando las temperaturas son más bajas.

Destaca igualmente que una buena hidratación es fundamental para mantener una buena salud cardiovascular, partiendo de que el agua supone el 70% de nuestra masa corporal: “Cuando disminuye ese porcentaje, lo que ocurre con frecuencia en verano porque perdemos más líquido del habitual al sudar por el calor, el funcionamiento de determinados órganos puede encontrarse con obstáculos. Es lo que ocurre si llegamos a deshidratarnos, una situación en la que se puede deteriorar rápidamente la función renal, llevando incluso a la aparición de arritmias”.

Según los especialistas, prosigue la FEC, deberíamos beber de dos a tres litros de agua diaria en verano, incluso aunque no tengamos sed, para cubrir la demanda de hidratación del organismo, y así nos aseguramos que nuestros órganos funcionan como deberían, incluido el corazón.

En cuanto a los viajes largos en avión, la Fundación Española del Corazón mantiene que si son de varias horas no tienen por qué suponer un problema para este tipo de pacientes, siempre que recuerden levantarse al menos una vez cada hora y caminar un poco, así como hacer algunos ejercicios sencillos en el propio asiento, como estirar las piernas y girar los tobillos para prevenir el síndrome de la clase turista, con riesgo de trombosis venosa y tromboembolismo pulmonar.

“En el avión también es muy aconsejable beber agua para estar bien hidratado dado el bajo nivel de humedad ambiental. En cuanto a las personas con alto riesgo, la recomendación de los especialistas es que utilicen medias o calcetines compresores. Los pacientes cardiópatas o con problemas respiratorios deben de advertir a la tripulación para que les preparen dietas aconsejables, además de no olvidar la medicación ni el último informe médico (a ser posible traducido al inglés)”, agrega.

LOS HIPERTENSOS DEBEN TENER MAYOR CUIDADO

En el caso concreto de los hipertensos, la doctora Lauwers de Quirónsalud Valencia recomienda acudir consulta del cardiólogo al inicio del verano para ajustar la medicación, especialmente los diuréticos, además de tener en cuenta los siguientes consejos:

  • En desplazamientos de larga duración evitar la inmovilidad y caminar cada 2 horas, además de hidratarse para evitar la trombosis venosa profunda.
  • Llevar en todo momento el tratamiento médico.
  • Evitar salir a la calle entre las 12:00 y 16:00 horas para no sufrir un golpe de calor.
  • Mantener una dieta saludable con mucha fruta y verdura.
  • Evitar ingerir cosas saladas en abundancia para no aumentar la tensión y la retención de líquidos.
  • Evitar grandes cantidades de alcohol por su capacidad de provocar arritmias y disminuir la fuerza contráctil de nuestro corazón.
  • No elegir destinos vacacionales muy calurosos y altura de más de 2.000 metros.
  • Mantenerse bien hidratados y beber ente 2 y 2,5 litros de agua y evitar el café y los zumos por su alto contenido en azúcares. Si se realiza deporte aumentar la ingesta de agua.
  • Llevar ropa ligera y muy transpirable para evitar la sudoración excesiva y la deshidratación

En última instancia, la doctora Lauwers recuerda la importancia de "consultar con el especialista si aparecen episodios de malestar o cefalea y acudir siempre al servicio de urgencias si se presenta dificultad para respiratoria o dolor en el pecho".